Trading con CFD’s

El término CFD significa contrato por diferencia. La operativa en CFD le permite abrir una posición en el valor de un instrumento y especular si este subirá o caerá. Es fundamental recordar que como estamos hablando de un producto derivado, usted no es propietario del activo directamente. Esto le ahorra los costos físicos de operación como el UK Stamp Duty, y sencillamente lo que está haciendo es operar mediante la fluctuación y movimiento de los precios.

El contrato de por sí es un acuerdo entre dos partes para intercambiar la diferencia entre el precio de apertura y el de cierre del activo, este es el motivo por el cual se denomina “contrato por diferencia”.

Trading de CFD explicado

A diferencia de las clásicas maneras de hacer trading, los CFDs ofrecen la posibilidad de obtener ganancias tanto en mercados a la baja como al alza.

Si usted piensa que el precio de un instrumento subirá, irá en largo o “buy” y su beneficio crecerá con cada incremento del precio.
Si usted piensa que el precio de un activo caerá, irá en corto o “sell” y su beneficio crecerá con cada caída del precio. Claramente, si el mercado no se mueve en la dirección prevista por usted, sufrirá perdidas.

Si usted considera, por ejemplo, que el precio de la acción de Apple caerá, usted tomará una posición en corto en la acción de Apple y sus ganancias aumentarán con cada punto que caiga el precio por debajo del de apertura. Por otro lado, si el precio de la acción de Apple aumenta, usted padecerá una pérdida por cada punto que suba el precio. El volumen de las ganancias o pérdidas lo determinará el tamaño de la posición (tamaño del lote) y la fluctuación de precios del mercado, que está explicado en detalle aquí.

La posibilidad de ir en largo o corto en armonía con la realidad de que los CFDs son un producto apalancado convierte a esta en una de las vías más flexibles y populares de hacer trading en corto plazo en los mercados financieros en la actualidad.

Usar apalancamiento en CFDs

Los CFDs son un producto apalancado. Esto traduce que usted gana una exposición al mercado mucho más grande para un depósito inicial relativamente pequeño, lo que significa que su retorno de capital es significativamente mayor que en otras operativas.

En la negociación clásica, usted tendría que pagar a su corredor el valor total del activo que desea operar – pero con los CFDs, sólo se le exige otorgar una fracción de la misma operación, por ende, puede hacer de su monto de inversión mucho mayor.

Digamos que usted desea posicionarse con 10.000 acciones de Barclays y el precio de la acción es 280p, lo que quiere decir que la inversión total le costaría £ 28.000 – sin tomar en consideración la comisión u otras tasas que su corredor le cobraría por la transacción.

Con los CFD, sin embargo, necesita nada más de un porcentaje pequeño del valor total de la operación para abrir la posición y mantener el mismo nivel. En XTB, le brindamos 10: 1 (o 10%) de apalancamiento sobre las acciones de Barclays, por lo que sólo tendría que contar con un capital inicial depositado de £2.800 para negociar la misma cantidad.

Si las acciones de Barclays crecen un 10% a 308p, el valor de la posición es ahora de £ 30.800. Así que depositando inicialmente sólo £2.800, esta operación de CFD ha generado un beneficio de £ 2.800, que es un 100% de retorno de la inversión, comparado con sólo un 10% si las acciones fueran compradas físicamente.

Lo que es importante que recordemos sobre el apalancamiento, es que mientras puede maximizar sus posibles ganancias, también puede magnificar sus posibles pérdidas de la misma forma. Por lo tanto, si los precios fluctúan en su contra, sus pérdidas podrían exceder su depósito inicial, por lo que es fundamental entender cómo manejar su riesgo.

¿En qué mercados puede operar CFDs?

Brindamos contratos por diferencia en más de 700 mercados internacionales y múltiples clases de activos, todos con la posibilidad de apalancarse y de comprarse o venderse:

-Forex
-Indices
-Shares
-Commodities
-ETFs